Maquiavelo y la piratería

Sacado de Maquiavelo – De príncipes, caciques y otros animales políticos escrito por Ignacio Iturralde.

El falso Príncipe

Maquiavelo era consciente de que su obra despertaría el interés de otros autores menos escrupulosos que él. De hecho, sus temores de ser objeto de plagio no fueron infundados, pues sólo se equivocó en quién sería finalmente su falsificador.

Ya desde 1515, El príncipe circulaba, en forma de copias manuscritas, entre la élite intelectual renacentista. Esta situación provocó que fuera una de las primeras obras “pirateadas”. En 1523, Agostino Nifo, un personaje que del sur de Italia pasó por la Toscana para dar clases en la Universidad de Pisa, la publicó en Napoles haciéndose pasar por su autor. Este filósofo realizó lo que para algunos es una adaptación de la obra del secretario florentino (exenta de toda crítica a la religión y pasada por el tamiz aristotélico), mientras que para la gran mayoría de los estudiosos de Maquiavelo es una copia en toda regla.

Nifo tituló “su” obra como De regnandi peritia (El arte de reinar); en realidad, un falso El príncipe. Una de las pocas precauciones que tomó este ladrón de ideas fue la de traducir la obra, desde el italiano original al latín, la lengua culta del Renacimiento. Por lo demás, copió al pie de la letra capítulos enteros (sin citarlos, por supuesto), aunque se entretuvo en modificar los primeros párrafos. De forma significativa, transformó figura de César Borgia, pasando de ser el modelo a imitar para ser el ejemplo de lo que no se debe hacer. Y la desfachatez de Nifo le llevó incluso a dedicar la copia al mismísimo emperador Carlos.

Es innegable que Maquiavelo conoció el hurto intelectual del que había sido víctima, puesto que Nifo era un filósofo en nómina de León X, el primer Papa Médici. No obstante, no deja de llamar la atención que nuestro hombre no acusar públicamente a al plagiador, ni siquiera que conestara la obra de Nifo. Tampoco queda claro por qué simplemente no adelantó la publicación de El príncipe, algo que no ocurrió hasta 1532, cinco años después de su fallecimiento.

Anuncios

Acerca de David García Aristegui

David García Aristegui nació en 1974 y es Licenciado en Ciencias Químicas (Bioquímica) por la Universidad Complutense de Madrid. Publicó el libro ¿Por qué Marx no habló de copyright? (Enclave de Libros) en 2014, y desde entonces desgrana sus pensamientos a través de sus ya habituales artículos críticos en varios medios de comunicación. Destaca entre sus textos el capítulo sobre SGAE en CT o la Cultura de la Transición (DeBolsillo, 2012) o el prólogo para Criminales del copyright (Hoja de Lata, 2014). Fue el creador de uno de los pocos programas dedicados en exclusiva a la propiedad intelectual, Comunes. Actualmente imparte la asignatura de Propiedad Intelectual en el Grado de Creación Musical en la Universidad Europea de Madrid; colabora en Barrio Canino, realizado desde Ágora Sol Radio, y con los colectivos Ciencia Para el Pueblo y la Unión de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras. Su último trabajo ha sido el autoeditado Sin mono azul. Breve historia del sindicalismo en el trabajo cultural (1899-2015) y en el 2017 se publica, junto a Ainara LeGardon, SGAE: el monopolio en decadencia.
Esta entrada fue publicada en Historia, Textos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s