Derechos de autor para cajas de resistencia

Una de las inercias más habituales de organizaciones políticas, sindicatos y movimientos sociales es el pedir a los grupos de música que actúen gratis en todo tipo situaciones: actos para recaudar fondos, conciertos benéficos, mítines, 1º de mayo etc.

En este tipo de eventos se suele pagar absolutamente todo (de la luz a la Coca-Cola) pero, por alguna extraña razón, quienes viven o intentan vivir de su trabajo como autores y/o intérpretes no deben cobrar cuando hay alguna causa noble de por medio. El problema viene cuando cobra absolutamente todo el mundo menos ellas/os.

Por otro lado, los derechos de autor y las entidades de gestión están más cuestionados que nunca. Las prácticas recaudatorias de la SGAE y cómo ésta mira para otro lado cuando a socios como Soziedad Alkohólika o más recientemente DefConDos se les impide hacer su trabajo (dar conciertos) no ayuda a crear un clima propicio para que el trabajo cultural se encuentre con las dinámicas del resto de trabajadores.

Este texto quiere lanzar una propuesa muy sencilla con dos objetivos. Por un lado, reabrir el escándalo de los llamados derechos pendientes de identificar en la SGAE. Esta entidad de gestión maneja millones de euros de obras de las que no sabe identificar a sus autores, dinero que a los cinco años se queda. Por otro, dar los primeros pasos en conectar las luchas a favor de los derechos de autor (que son derechos laborales, en definitiva) con luchas contra la precariedad, la explotación y los desahucios.

La propuesta: que el dinero de las obras pendientes de identificar no se lo quede la SGAE ni el resto de entidades de gestión. Propongo que en asambleas de cada una de las entidades con bolsas de derechos pendientes de identificar se debatan los destinos sociales a los que hacer llegar estos dineros: las cajas de resistencia en conflictos sindicales y la PAH y las Asambleas de Vivienda serían dos buenos destinos para empezar.

Si el dinero de los polémicos derechos de autor comienza a beneficiar a a toda la sociedad, vía los colectivos más combativos y activos en mejorar la vida de las personas, puede que comenzara a cambiar la percepción de éstos.

Derechos de autor para cajas de resistencia.

Anuncios

Acerca de David García Aristegui

David García Aristegui nació en 1974 y es Licenciado en Ciencias Químicas (Bioquímica) por la Universidad Complutense de Madrid. Publicó el libro ¿Por qué Marx no habló de copyright? (Enclave de Libros) en 2014, y desde entonces desgrana sus pensamientos a través de sus ya habituales artículos críticos en varios medios de comunicación. Destaca entre sus textos el capítulo sobre SGAE en CT o la Cultura de la Transición (DeBolsillo, 2012) o el prólogo para Criminales del copyright (Hoja de Lata, 2014). Fue el creador de uno de los pocos programas dedicados en exclusiva a la propiedad intelectual, Comunes. Actualmente imparte la asignatura de Propiedad Intelectual en el Grado de Creación Musical en la Universidad Europea de Madrid; colabora en Barrio Canino, realizado desde Ágora Sol Radio, y con los colectivos Ciencia Para el Pueblo y la Unión de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras. Su último trabajo ha sido el autoeditado Sin mono azul. Breve historia del sindicalismo en el trabajo cultural (1899-2015) y en el 2017 se publica, junto a Ainara LeGardon, SGAE: el monopolio en decadencia.
Esta entrada fue publicada en Sindicatos, Textos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s