La banalidad del mal en el ámbito laboral

Fragmento de Trabajo y sufrimiento – cuando la injusticia se hace banal:

No sólo hay poca movilización colectiva contra la injusticia cometida en nombre de la racionalidad estratégica, sino que la buena gente acepta prestar su concurso a prácticas que en realidad reprueba y que consisten principalmente, por un lado, en la selección de la gente que va a ser condenada a la exclusión social y política y a la miseria; por el otro, en ejercer amenazas sobre los que siguen trabajando, blandiendo sobre ellos el poder de seleccionarlos para llenar los contingentes de condenados al despido y de cometer contra ellos injusticias, ignorando todo derecho establecido.
Nos contestarán que este sistema no tiene nada de nuevo, que ya funcionó largo tiempo en el pasado y que lo excepcional sería, históricamente, que la empresa imponga limitaciones a estos usos inicuos. Es verdad. Lo que hemos tratado de evidenciar -el proceso de banalización del mal mediante el trabajo- no es ni nuevo ni extraordinario. Lo nuevo no es tanto ese grado de iniquidad, injusticia y sufrimiento que se imponen al otro mediante relaciones de dominación coextensivas al sistema. Lo nuevo es simplemente el hecho de que este sistema pueda pasar por razonable y justificado, que se considere realista y racional, que una mayoría de ciudadanos lo acepte e incluso lo apruebe y, finalmente, que hoy en día se preconice como un modelo que hay que seguir […]. Lo nuevo es la banalización de conductas injustas que constituyen su trama.

Anuncios

Acerca de David García Aristegui

David García Aristegui nació en 1974 y es Licenciado en Ciencias Químicas (Bioquímica) por la Universidad Complutense de Madrid. Publicó el libro ¿Por qué Marx no habló de copyright? (Enclave de Libros) en 2014, y desde entonces desgrana sus pensamientos a través de sus ya habituales artículos críticos en varios medios de comunicación. Destaca entre sus textos el capítulo sobre SGAE en CT o la Cultura de la Transición (DeBolsillo, 2012) o el prólogo para Criminales del copyright (Hoja de Lata, 2014). Fue el creador de uno de los pocos programas dedicados en exclusiva a la propiedad intelectual, Comunes. Actualmente imparte la asignatura de Propiedad Intelectual en el Grado de Creación Musical en la Universidad Europea de Madrid; colabora en Barrio Canino, realizado desde Ágora Sol Radio, y con los colectivos Ciencia Para el Pueblo y la Unión de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras. Su último trabajo ha sido el autoeditado Sin mono azul. Breve historia del sindicalismo en el trabajo cultural (1899-2015) y en el 2017 se publica, junto a Ainara LeGardon, SGAE: el monopolio en decadencia.
Esta entrada fue publicada en Textos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s