Encargo de Radio Guerrilla

Las amigas y amigos de Radio Guerrilla me han pedido un texto para un acto que van a realizar en torno a los contratos que rigen nuestras vidas. Contra todo pronóstico, mi texto va sobre propiedad intelectual y cultura libre. Ahí se lo dejo…

Cultura libre y sus contratos equivocados

Firmamos contratos equivocados y rompimos los que teníamos que haber mantenido.

Como internet iba a eliminar intermediarios (entre ellos, las denostadas entidades de gestión) firmamos contratos con Google, Amazon, Facebook y Twitter. Les hemos entregado nuestras ideas, reflexiones, fotos, estados de ánimo, hábitos de consumo y amistades. Es decir, les hemos entregados nuestras vidas, en el formato que ellos han elegido y de la manera que ellos quieren.

Pero esos nuevos espacios virtuales no han hecho desaparecer nada de la vieja cultura (poca cosa, las tiendas de discos y videoclubes ¿quién los necesita?) pero se han convertido en insustituíbles. Nuevos intermediarios y más difíciles de sortear que los anteriores.

Por otro lado, rompimos el contrato con las industrias culturales. Dejamos de comprar sus CDs y DVDs de precios hinchados y empezamos a acceder a la cultura a través de internet y dispositvos de Apple y Amazon.

A los músicos se les dijo que vivieran del directo y al resto de creadores que hicieran un crowdfunding. Pero nada ha cambiado: Megaupload y las redes P2P, al igual que las redes sociales y la “nube”, no están llenas de cultura libre. Están saturadas de productos mainstream cuyo precio es una tarifa de datos o de ADSL (ahora hay ofertas muy buenas) y fotos de celebrities desnudas.

La cultura libre ha resultado ser un Caballo de Troya neoliberal. Si las desregulaciones son malas en educación, sanidad y resto de los servicios públicos… ¿por qué deberían ser buenas en la cultura? El copyleft y la cultura libre no tienen la respuesta, sólo repiten su mantra autista de que “la información quiere ser libre”.

Las personas también quieren ser libres, y en ese panóptico obligario en que se ha convertido internet las licencias libres no nos van a servir para huir de la esclavitud del capitalismo 2.0. No necesitamos licencias libres, necesitamos sindicatos.

Anuncios

Acerca de David García Aristegui

David García Aristegui nació en 1974 y es Licenciado en Ciencias Químicas (Bioquímica) por la Universidad Complutense de Madrid. Publicó el libro ¿Por qué Marx no habló de copyright? (Enclave de Libros) en 2014, y desde entonces desgrana sus pensamientos a través de sus ya habituales artículos críticos en varios medios de comunicación. Destaca entre sus textos el capítulo sobre SGAE en CT o la Cultura de la Transición (DeBolsillo, 2012) o el prólogo para Criminales del copyright (Hoja de Lata, 2014). Fue el creador de uno de los pocos programas dedicados en exclusiva a la propiedad intelectual, Comunes. Actualmente imparte la asignatura de Propiedad Intelectual en el Grado de Creación Musical en la Universidad Europea de Madrid; colabora en Barrio Canino, realizado desde Ágora Sol Radio, y con los colectivos Ciencia Para el Pueblo y la Unión de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras. Su último trabajo ha sido el autoeditado Sin mono azul. Breve historia del sindicalismo en el trabajo cultural (1899-2015) y en el 2017 se publica, junto a Ainara LeGardon, SGAE: el monopolio en decadencia.
Esta entrada fue publicada en Textos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Encargo de Radio Guerrilla

  1. Pingback: Cultura libre y sus contratos equivocados | 7eiiic

  2. Excelente síntesis, pero cuidadito.

    Según cierta anécdota de libro de economía, Rockefeller hizo su fortuna regalando una lámpara a cada chino: los beneficios le llegaron cuando los chinos tuvieron que comprarle el petróleo con el que funcionaban las lámparas. Si entiendo bien el argumento de esta web, la abundancia de material disponible en internet juega un papel parecido, sólo que los papeles están cambiados: hay todo un petróleo acumulado en la nube, formado por los restos de la antigua industria cultural de pago, y lo que hay que comprarle a los nuevos Rockefeller es la lámpara -conexiones, equipos- que lo convierte en algo que poder ver en nuestra casa. Los bienes dejan de estar cercados por la antigua industria cultural, pero para beneficio de la industria electrónica.

    Creo que este es el contexto relevante a tener en cuenta. Hablar de que a la larga los contenidos son de baja calidad es confuso -como si la antigua industria cultural no hubiese difundido, sobre todo, infamias, y cómo si no se estuvieran difundiendo contenidos excelentes y seguramente perdidos para siempre gracias a Internet y a la gente que hace copias y subtitula (aunque en formas deleznables, al menos si salimos de la música; el personal cree haber visto ‘Los pájaros’ en su ordenador doméstico)-. No voy a decir yo que mi admirado Carlos Vermut no tenga razón cuando habla de la tarifa plana de la cultura en internet como un paraíso para “bulímicos de la información” -ver el canal de youtube para MagicalGirl-, pero se equívoca cuando los ve como causa de lo que sucede y propone su reeducación; el problema está en no se puede querer ser mercancía y a la vez no serlo.

    Lo de que hacen falta sindicatos de autores puede ser correcto, pero a condición de que se soliciten también sindicatos de alpargateros, esquiladores, artesanos del cuero y resto de oficios sepultados por el progreso revolucionario del capitalismo. Hay que leer a Jaron Lanier por lo que expone, no por lo que propone -sus micropagos son una nueva lámpara de petróleo regalada a la gente que difunde información en internet-. Hay que leer a Jaron Lanier teniendo en cuenta la la teoría del valor trabajo en su unidad, teniendo en cuenta la ley de caída de la tasa de ganancia: esa que, según los triunfadores de la Asamblea Ciudadana de Podemos, carece de fundamento.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tus comentarios, nos conocemos de la web de Tortuga ¿verdad? 😉

      Planteas al final de tu exposición que “lo de que hacen falta sindicatos de autores puede ser correcto, pero a condición de que se soliciten también sindicatos de alpargateros, esquiladores, artesanos del cuero y resto de oficios sepultados por el progreso revolucionario del capitalismo”.

      También he leído “¿Quién controla el futuro?” de Jaron Lanier y cómo da por perdida la batalla laboral en el ámbito cultural. No es raro, es totalmente coherente con su neoliberalismo humanista y/o de rostro humano.

      Desconozco cuales son para tí los oficios sepultados por el progreso revolucionario del capitalismo, ese listado variaría mucho en función de a quien le preguntes: un decrecentista, un militante del PP, un neorural, un emprendedor… No voy a entrar en eso.

      Sí que voy a entrar en que en el ámbito de las industrias culturales se están dando distintas respuestas en función del contexto, y que son a tener muy en cuenta para coger ideas de como poder organizarse aquí. Yo destacaría tres:

      – La organización de músicos autogestionados de Argentina, la UMI http://www.umiargentina.com/umiargentina/

      – La nueva entidad de gestión de origen alemán y que va a operar en toda Europa. C3S
      https://www.c3s.cc/

      – El nuevo proyecto de un sindicato de escritores en Chile http://eldesconcierto.cl/la-cultura-se-organiza-se-constituye-primer-sindicato-unico-de-escritoresas-de-chile-sudec/

      Por aquí ya hay bastante trabajo avanzado en como debería ser el futuro de la remuneración del trabajo cultural. Para empezar, que no implicara ni un mantero en prisión http://camilamusica.net/clausula-mantera/ y, en la misma línea y al igual que recomendaba Lanier en “Contra el rebaño digital”, recuperar la perspectiva ética tanto de la creación como de la recepción de la cultura http://www.vice.com/es/read/entrevista-ainara-legaron-342

      El discurso de “no se puede poner puertas al campo” es un cáncer a erradicar cuanto antes. ¿Nos ponemos a ello?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s